sábado, 30 de abril de 2016

Entrevista a Xerión. METAL GALAICO EXTREMO!!!! I

Ola, Nocturno, un placer esta entrevista.


Gústame saber que hai detrás dos nomes, os significados, así que o primeiro que teño en mente é preguntarche como chegas a porte o nome de Nocturno e nomeas á túa expresión musical como Xerión.

Ola Félix! Mil grazas acordarte de nós para o teu blogue! Imos aló coa entrevista. XERIÓN é o nome co que os antigos habitantes da Galiza, segundo contan algunhas lendas, coñecía ao Deus dos Mortos. Noutras é un xigante que é vencido por Hércules nas súas famosas probas... mais vaia, sempre me gustou máis a primeira versión. Ademais de polo seu significado, que tan ben me viña para comezar con este proxecto de metal galaico extremo, escollino pola súa sonoridade. Con respecto ao meu nome... bon, cando estaba coa miña anterior banda, REGNVM IRAE, empregaba a forma latina Nocturne (ablativo de nox, noctis), mais logo troqueino pola forma galega Nocturno. O motivo... creo que é un nome que non precisa explicar moito os motivos, xa que é suficientemente explícito, aínda que tamén hai unha pequena homenaxe a Nocturno Culto de DARKTHRONE, unha das miñas bandas favoritas. 

Tamén tés un logo que acompaña as impresións e nos di que son material teu. Comentárasme que facías os teus ringorrangos nunha libreta e este foi xurdindo. Que podes dicirnos a maiores? 
A historia del é algo curiosa... Na primeira maqueta, “O espírito da fraga”, non tiña logo, así que empreguei no deseño unha fonte o máis antiga posible para o nome e listo. Mais sempre gostei dos logos das bandas extremas, e daquelas andaba sempre garabateando en anacos de papel, así que deixei que o tempo fose xestando na miña cabeza un deseño. Un día, estudando para un exame de Matemáticas da universidade, apareceu un enorme xis grego no libro de Análise e... bon, a partires de aí xurdiu o logo nun visto e non visto... 

Retomando o tema do nome da banda, fuches cara o pasado mítico. Non só o fixeches aquí, en moitas letras vemos ese regreso a tempos escuros pero non por eso infelices, volvemos os ollos a un pasado onde o druída ou o guerreiro teñen unha presenza poderosa. Cres que actualmente vivimos demasiado na superficie? 
O ser humano tende a mitificar sempre o pasado... “calquera tempo pasado foi mellor” que diría o retrouso... E bon, eu non son alleo a elo e gosto de empregalo nos meus textos. Pero tamén é certo que os procesos mentais tenden a resaltar o bo da nosa vida pasada e esconder o malo dela... e a nivel histórico pasa o mesmo. Con elo quero dicir que cecais o presente non sexa mellor ou peor... é diferente. E xa non digamos a nivel individual de cada persoa! Na actualidade probablemente vivimos moito na superficie... pero se estivesemos no pasado, como sería a nosa vida? Estariamos mellor ou peor? E o que nos toca por vir, vai ser mellor ou peor? Cada vez estou máis convencido de que depende de cadaquén... Hai xente que vive e gosta de vivir nesa superficie da existencia, e outra que gosta de mergullarse profundamente... bon, e outra era mellor que non estivese, he, he, he... Mais a miña vida sería máis plena e máis consciente no pasado mítico que narro nas miñas letras? Uf, non sei se co que penso agora aquelas sociedades me admitirían, e tampouco sei se naquelas sociedades e xeitos de existencia pensaría o que penso agora... 

Unha mirada mítica, mística tamén, que non se queda aló lonxe senón que camiña para adiantarte e mostrarche o horizonte. Nas letras mostras ese futuro sen senso ou un camiñar cara a nada. Pensas que o futuro quedará na escuridade olvidada do pasado ou cres que é un tempo por definir, por facer visible, por moldear? 
A nivel vital, todo é posible, para ben ou para mal. Pero a fin é a que é, e sempre debería de estar presente nas nosas accións ou pensamentos, non como algo soamente obsesivo (algo que ás veces é inevitable), senón tamén como algo incluso tranquilizador. Despois... bon, Todo ou Nada... cal é a diferenza? 

Nalgunha ocasión comentáchesme do teu gusto por pasear pola foresta e disfrutar dos ceos estrelados. Estes gustos vémolos reflexados en vídeos como os de Morte na Iauga e Nocturnal Misantropía, ca forte presenza do verde natural. O ceo estrelado maniféstase nas imaxes de letras como as de Nocturna Contemplación da Saudade e A Alquímica Dexeneración da Ialma. Como mezcla de ambas, o Túmulo dos Corvos. Afunda un pouco nestes gustos. 
Todo o que fago no XERIÓN ten que vir de dentro, ten que ser REAL, non finxido nin imitado. A música e os textos que escribo para este proxecto teñen que manifestarse cando así o preciso, e é por elo que é normal que algunhas das cousas que máis me enchen como individuo afloren dun xeito ou doutro. De aí que as referenzas á Natureza, á Noite, á saudade dos tempos pasados, vividos ou non, históricos ou mitolóxicos, se misturen e se complementen con sonoridades que realcen esas visións, esas atmosferas. Claro, a nivel poético hai que expresalo así... a nivel tanxible e no día a día da miña existencia, tradúcese en longas camiñatas polo monte, noites en vela cun telescopio ao lombo para ver non sei que estrela, cúmulo ou o-que-sexa, visitas a lugares e emprazamentos históricos... 

Á hora de compoñer, deixas que a musa che sople ou tes costume de escribir a cotío? A melodía aparece antes ou despois da letra? 
Pois non teño unha receita fixa para compoñer. Case sempre é a música o primeiro, e o texto despois, moitas veces escrito momentos antes de ser gravado. Pero hai excepcións, claro. E por suposto, no XERIÓN non hai obriga de compoñer, xa que só fago música para el cando hai unha necesidade cáseque vital. Despois depende... hai temas que quedan listos en poucos minutos, mentres que outros precisan de anos para seren concluídos...

(CONTINUARÁ. As fotos de hoxe son todas cedidas, xunto co logo da banda, por NOCTURNO.  Fotos realizadas durante un concerto por
Brais Remeseiro Portela
GRACIÑAS).

viernes, 29 de abril de 2016

Imperio 3. Cómics Star Wars. II

Sigo con el volumen de la colección de cómics Star Wars que publicó hace un par de años Planeta DeAgostini. Selección del abundante material acerca del universo expandido. Y es que la Galaxia no se agota en siete películas, aunque a veces parece que la creatividad ha dado lugar a planetas muy parecidos. Tampoco se agota en sagas familiares y largas tramas. Aquí vemos que las pequeñas historias llenan esos huecos de lo heroico y lo reseñable, conformando un continuo donde lo cotidiano se enriquece con lo grandioso puntual. Este volumen recoge 6 de esas historias, aventuras breves que nos dan el pulso de varios puntos de la Galaxia tras la destrucción de la primera Estrella de la Muerte. Esto no pone en jaque al Imperio pero supone un punto de inflexión. Es la noticia que puede llevar a muchos timoratos o reticentes a la unión con la Alianza Rebelde. La piedrecita en el raíl imperial no descarrila el tren pero es aviso del futuro desmoronamiento.

La Alianza, una vez deslastrada de las tramas del Emperador, Vader y Starkiller, nace al amparo de la esperanza y el deseo de derrocar un Imperio que se opone a la democracia y la paz. Aquellos primeros rebeldes son personas de poder y dinero que no se han acomodado sino que presentan batalla tirando de sus poderes. Poco a poco, han conformado un ejército y se han lanzado contra la mayor maquinaria de guerra imperial concebida y construida, dándole matarile al aparato y sus manejantes. Que sea el mayor no significa que sea el único, así que es necesario reunificarse y pensar los siguientes movimientos, so pena de dormirse en los laureles y ser capturados por el operante ejército imperial. Para más inri, Darth Vader sigue vivo y activo. Se cree necesaria la busca de terreno apropiado para una nueva base rebelde. En estas lides veremos actuar a Leia y C3PO. Es el inicio de Un pequeño pedazo de hogar.

Su viaje estelar les conduce al sistema Ryloth, a una luna que conserva parte del patrimonio cultural, faunístico y florístico de Alderaan. Los encargados de tal reserva son dos hermanos que han llevado parte de su planeta de origen a este vergel oculto. Una apuesta arriesgada pero que colma en parte la nostalgia del planeta destruido por la Estrella de la Muerte. Un suceso que ambos hermanos ven desde ópticas distintas. Raal Panteer apoya a Leia y no cree que la destrucción de Alderaan sea su culpa. Su hermano, Heeth, no está de acuerdo y ve en la presencia de Leia un gafe que la acompaña en cuanto a temas con el Imperio se refiere. Por eso uno está dispuesto a escuchar sus propuestas de una base rebelde en su planeta y otro la quiere lejos, antes de que atraiga dolor a su pequeño paraíso. 

Pasearemos de la mano de Raal y Leia por un terreno donde la fauna y la flora, aún contando con especies de diferentes orígenes, recuerda a Alderaan. Las escenas bucólicas de un tranquilo paseo entre dos amigos (aunque descubriremos que Raal desea ser más que eso) dan lugar a una lucha por la supervivencia. El transporte es atacado por un gran animal y ambos quedan a merced de su tesón por regresar a salvo a la mansión Panteer. Desde este instante, contando breves descansos, el camino se vuelve una continua acción de escapada y enfrentamiento a distintas especies, grandes y pequeñas, que pone en jaque a la pareja. Los recuerdos compartidos son un bálsamo y una inyección de ánimo para dar un paso más y no caer bajo el peso de la desesperanza o el cansancio. Todo parece descender a un sinuoso sendero de penalidades y horrores carnívoros, sobre todo tras la mordedura ponzoñosa que recibe Raal. Un beso de Leia, como otro de tiempos pretéritos, ilumina su rostro en la agónica sonrisa que se vuelve despedida.


Heeth y C3 los encuentran pero ya nada hay que hacer, salvo trasladar el cadáver del hermano Panteer y llevar a Leia a un lugar seguro. Heeth, despechado, no puede por menos que echar a la otrora princesa y senadora de su propiedad, sumido en el dolor de una nueva pérdida ("y ahora un pedazo más de Alderaan se ha perdido para siempre"). Fin triste para una misión que se las prometía sencilla y hasta alegre, con el reencuentro de compatriotas que han perdido su hogar. Ni la presencia de Han y Luke a su vuelta la consuelan. Leia se refugia en el trabajo para no dar rienda suelta a los oscuros sentimientos que la embargan.  

Es de la misma época (unos seis meses tras la Batalla de Yavin) la siguiente aventura, esta más alegre y con toques más sensuales. Este toque se lo reparten la princesa Leia, enfundada en un traje que remarca su figura y le da cierta elegancia, y la soldado Deena Shan, una rubia con cierta voluptuosidad encargada de los suministros, enrolada en la Alianza desde hace tres meses. Leia se prepara para una nueva conversación con potenciales aliados y Deena pasea realizando revisiones de combustible y municiones, tocándole la vez al Halcón (sí, como siempre, en reparaciones). Las conversaciones dan tiempo a que se reúnan al lado de la chatarra más rápida de la Galaxia los amigos y protagonistas Leia, Han, Chewie y Luke. Y la alarma que suena les une más al romper los planes de cada quien por una escapada apresurada al interior del Halcón, saliendo apresuradamente al espacio. Todos menos Luke, que va cara su caza. La narración corre por cuenta de Deena, la soldado con ganas de aventuras que acaba al lado de sus héroes. Comienza Juntos en solitario.


La escapada es parte del procedimiento de los últimos tiempos: la cercanía imperial activa alarmas que lleva a la flota a dispersarse y reunificarse más tarde, huyendo de una potencia que les supera. El Halcón aparece donde le lleva el azar del salto pero se encuentra incomunicado (lo típico, falta de reparaciones). Puede recibir mensajes pero no emitirlos. Y lo primero que reciben es una llamada de emergencia que van a comprobar. La misión se divide en dos grupos: Han y Chewie a investigar, Leia y Deena en la nave. Y lo que descubren es un crucero coreliano abandonado, cubierto de vegetación. Mientras las mujeres están intercambiando sus historias de cómo llegaron a la Alianza, los hombres revisan el diario de a bordo para intentar descubrir qué pasó. Con unas reservas agónicas de energía descubren que la triplación ha muerto por la falta de comida y un peligro exterior. Agotadas las reservas y sin poder hacer nada más, salen del crucero para toparse con ese peligro.

Sigue allí fuera porque forma parte del planeta: una gran masa vegetal con boca dentada que come carne y atrapa a nuestros héroes. Gracias a la fuerza de Chewie y la rápida actuación de Leia se solventa el problema a base de bláster. Deena tarda en reaccionar y vemos como Han usa la ballesta láser de su copiloto. Aunque solo sea para un disparo o unos pocos cuenta, ¿no? Y queda fuera un tanto la escena del episodio VII donde parece que lo usa por primera vez. Ale, ale, tampoco es para tanto. La cosa es que se salvan y Deena puede conocerle a sus héroes y compartir una aventurilla a su lado. 

Esta belleza rubia de ojos azules es una joven que se anima con las actuaciones de los héroes de la saga. Incluso fantasea con nuevas posibilidades dentro de la Alianza. Su coqueteo y ensoñación alcanza a todos los hombres con los que se cruza, estando más fija en Solo. Al final de la aventura no lo ve a su alcance y más bien lo reconoce como pareja de Leia. Ella se da tiempo para sus futuras relaciones y tontea con la idea de dedicarse a Luke. Estamos ante una jovencita con ganas y entusiasmo, sin negarle su parte más sentimental o coqueta.


En un arranque que mezcla cariño, pasión y humor nos metemos en la última historia. Aquí ya reducimos el campo de atención para fijarnos en Leia y Han. Lejos de lo que podríamos pensar, 3 años después de Yavin aún no son pareja y parecen estar como en las primeras de cambio de su relación. Han es el graciosete tipo duro que arregla una y otra vez su cacharro de traslación interestelar y Leia es una mujer de armas tomar que no lo pasa la segunda.

La graciosa imagen que abre la historieta, tras unas viñetas recordando el pasado, consiste en el título y un cable de conexión con forma de corazón con Leia y Han dentro. A su alrededor, graciosas figuritas de personajes de la saga emulando a Cupido. En medio, los dos adultos gritándose. Una historia de san Valentín. Rompiendo el hielo... ya.

Su relación es de amor-odio, como el perro del hortelano que ni come ni deja comer. Lo que nos pone en una interesante situación de tensión no resuelta que se agrava cuando Han y Leia han de volar juntos cara Hoth. ¿Quieres más de lo mismo? Su nave acaba en el suelo en medio de una tormenta bestial. Así que ahí les tendremos, juntitos y esperando un fin poco esperanzado, sufriendo una progresiva congelación dentro de la nave. El bueno de Han llega a salir sin protección a campo abierto impulsado por su cariño a Chewie, del que ha perdido comunicación y localización. La nieve y la tormenta los separa en distancia pero los iguala en situación, sacando que el wookie está mejor preparado para el frío.

Al final, este con dos hombres encuentran a la pareja a punto de darse un beso y morir por congelación. Final feliz para un episodio donde los dos protagonistas dan un sensible paso cara el amor que luego les une (antes del episodio VII, claro). Han, como ya sucede antes, vuelve a tomárselo con calma y no abandona inmediatamente la Alianza sino que se mantiene como mercenario y se lo toma con calma. Leia sonríe a su espalda con un gesto cariñoso cara él.

 

jueves, 28 de abril de 2016

Imperio 3. Cómics Star Wars. I

Entre el 2013 y 2014, Planeta DeAgostini ofreció una selección de cómics Star Wars. La presentación era a todo color, en tapa dura, con una extensión que solía sobrepasar las 200 páginas. El repaso incluía un paseo por la Antigua República y te llevaba a los descendientes del clan Skywalker, incluyendo los clásicos y las adaptaciones de las películas. 70 volúmenes para adentrarse en el universo Star Wars y darse cuenta que la Galaxia no es un lugar fácilmente recorrible sino que es amplia y variada. Hasta aprendes que no es la única.

El volumen 34 lleva el título de Imperio 3 y se compone de 6 historias trasladando al castellano los originales Star Wars: Empire 14, 16-22 y Star Wars: A Valentine Story (Breaking the ice), publicados por Dark Horse. Los autores son variados, así como los estilos de dibujo y coloreado, apenas repitiendo un par de guionistas. Los momentos que recorremos con este volumen son los siguientes a la explosión de la primera Estrella de la Muerte y a una aventura tres años después.

Vamos a por las tres primeras aventuras, todas muy cercanas en el tiempo a la primera gran victoria de la alianza rebelde en su intento por devolver a la galaxia la paz y la democracia. Por lo pronto, han podido destruir una gran arma estelar con la potencia suficiente como para reducir a escombros un pequeño planeta. Gracias a un hueco de la estructura y el uso de la Fuerza por parte de Luke Skywalker se pudo acabar con ella. Pero eso no significa haber terminado el trabajo, ya que otras naves están allí y este arma no era la única, aunque sí la más potente del Imperio. Una de las naves supervivientes fue la de Lord Vader, aunque dañada y sin referentes imperiales cercanos que pudiesen recogerla para reparar. Aquí nos sitúa la primera historia.


El corazón salvaje comienza con la explosión de la Estrella de la Muerte y los giros incontrolados del caza de Vader, antes de poder estabilizarse y huir del lugar. Era precisa una reparación de aparato. Así que busca un lugar y lo más cercano es un perdido planeta, Vaal, con un perdido contingente de tres soldados. Parafraseando un refrán, podríamos decir que uno trabajaba y dos miraban. O, también, que los tres estaban puestos por el ayuntamiento y dejaban pasar los días en su retiro, seguros de estar abandonados casi a su suerte por un Imperio demasiado amplio como para fijarse en ellos. Por despreocuparse, llegan al extremo de no comprobar los datos que señalan la entrada de algo en la atmósfera del planeta, simplificando el superior del lugar (la estación imperial de relevo V-794) al decir que se trata de un meteorito. En tercero en discordia, el único que parece preocuparse por hacer bien su trabajo acabrá contagiándose del clima de dejadez hasta el punto de despreocuparse tanto como sus compañeros. Aunque sea en el peor momento y con una visita no esperada. No, si es que si en la academia te decían que el Emperador y Vader sabían lo que hacías por muy lejos que estuvieses...

Vader. El lord Sith logra terrizar en el planeta tras esquivar manualmente los asteroides que rondan el lugar. Y ya en superficie se enfrenta a la fauna local. Sobrevive al matar al macho alfa de la manada que le adopta a él como tal. Cuando al día siguiente cuenta con la fidelidad de los animales resulta que aparece otro de otra especie y se reafirma como el líder al matarle. Momento de subidón para él, que llega a gritar imponiendo su alarido al de los animales que le siguen como perillos. Y no lo son, que llegan con Vader a la base y se meriendan a los tres soldados tranquilamente, mientras el Sith marcha en una nave. Su destino es Coruscant donde manda recado al Emperador de su llegada y ordena la recuperación de su caza y la reintegración de un equipo humano para la base ahora desierta.


Hasta el último hombre nos introduce en los tejemanejes de los oficiales, historias donde el esfuerzo y el compañerismo se ve empañado por la envidia y las ganas de medrar en el escalafón. La trama se concreta en las acciones del oficial Janek Sunber en campaña con dos referencias, tanto al inicio como al fin, del ambiente en un centro de formación, Carida. La mirada se fija en los oficiales, de distintos rasgos, más que mostrar el estilo de vida de los soldados rasos. Esta historia no es la única que muestra el día a día de personal del Imperio y ayuda a no demonizar a todo el personal. Ciertos principios, necesarios y positivos, eran observados y practicados por hombres y mujeres que esperaban levantar algo glorioso y ordenado que trajese paz y estabilidad a la Galaxia. Muchos soldados viven de ese ideal y se esfuerzan en alcanzarlo, creyendo que separatistas y rebeldes son desarrapados que viven al margen de la ley y el sacrificio por las buenas causas.


Janek Sunber es un hombre esforzado que sube el escalafón despacio y con el respeto y hasta cariño de sus hombres y algunos superiores. Sus aspiraciones eran de altos vuelos, pues no en vano pensaba ser piloto, pero al no poder llegar a tales cimas se decidió a una carrera sobre terreno, sirviendo en la infantería. La entrega que vive se ve en esta historia, donde comparte esfuerzos a pie de barro con sus soldados, mas que aprovechar su rango para ir tranquilamente en posiciones más cómodas. Eso sí lo hacen dos superiores que, a mayores, le miran con malos ojos. No sé cómo les llamaran a sus espaldas pero eso aquí responde a la denominación "los de la pata del Cid", ascendidos por méritos de familiares suyos y no propios. Así les va a la hora de presentar batalla, paralizados por el miedo o lo primero que recuerdan del manual de batalla.


Sunber destaca por sus observaciones y su aprovechamiento del terreno, el personal y las armas. Sus decisiones salvan parte de la tropa, que se ve superada por el número y fiereza de los amani, los nativos del planeta. A punto de morir por culpa de un superior, se mantiene firme en el ideal y no se revuelve enfadado contra las malas decisiones de quienes deberían protegerles y alinearles en el campo de batalla. Tampoco da su parecer hasta que se lo piden, mostrando un delicado equilibrio y creatividad entre lo aprendido en la academia y las circunstancias del entorno. Su decisión y persistencia le lleva a la supervivencia y al arrojo, llegando a ser nombrado comandante durante la refriega y ser honrado como valiente guerrero, perdonándole la vida y llegando a acuerdos con los beligerantes nativos. Sabremos, a mayores, que el motivo de tales escaramuzas era que los soldados habían cruzado terreno sagrado para los amani y estos comenzaban un ritual consistente en el acoso y destrucción de los itinerantes invasores. Solo si sobrevivían como lo hicieron los imperiales se llega a acuerdos y valoración.


Poco tiempo después, en Carida, es obligado sunber a entregar la insignia de comandante y ser reducido a su estado oficial inicial, con mención honorífica en su expediente militar. Un oficial superviviente sonríe porque no le gustaba y no le muestra respeto ni sale en su ayuda a la hora de contar todo lo sucedido. Sunber, insobornable y decidido, sale serio pero firme a la hora de continuar con su carrera y su entega. 

El interludio deja espacio para tomar aire y regresar a las andanzas de Vader. Al inicio del volumen le vimos escapar de la explosión de la primera Estrella de la Muerte y de las garras aliadas. Su llegada a Coruscant marca un antes y después pero no le supone una larga estancia de descanso. Más bien es un refresco para retomar su actividad de descubrimiento, localización y destrucción de los rebeldes. Estos, al tiempo, andan a la busca de un lugar donde establecer una nueva base que les permita un descanso, el reagrupamiento y la reconfiguración de su ejército. La esperanza les anima pero son conscientes del peligro que corren, con un Imperio tocado pero no hundido. Con el miedo recorriendo las sombras de la Galaxia, más oscuras mientras Vader viva.

En una nave de transporte imperial sale de nuevo al espacio. Le mueve la idea de localizar a los rebeldes y acabar con ellos. Necesita información y sabe que un bothan puede ser el medio magnífico que la consiga. Así da comienzo Objetivo: Vader. El espía que va a visitar es uno en nómina imperial que debió de ser bueno pero que actualmente no cumple los requisitos mínimos como para recompensarle y, quizás, ni aún, pagarle sus honorarios. Jib Kopatha, mercenario de la información, rodeado de sirvientes y agentes a su servicio, está tranquilamente en su estación espacial enclavada en un asteroide y se lleva la sorpresa, como los tres soldados de la primera aventura, de la visita del lord Sith. Visita que viene con reprimenda y puesta a punto. La información requerida es la referente al ejército rebelde y su localización.


Vader se encuentra con un Jib desprevenido y sin datos que suministrar. Este intenta ganar tiempo alegando buenos servicios anteriores y un rato de calma en su harén. Cosa que rechaza el Sith. Aquí se da un quiebro en la actitud de Vader, cuando el informante bothan le ofrece un preciado vino de pétalos de Naboo o a la chica que lo porta. Momento tenso de silencio donde los recuerdos y el amor de Anakin regresarían a tiempos pasados y dejarían un poso amargo en el presente aprendiz del Emperador. Saldrá de la presencia de Jib para ser atraído por Xora, habitante del planeta Falleen. Los habitantes de allí son capaces de controlar la expulsión de feromonas con el fin de manejar a sus oponentes. Darth Vader está sobre aviso y no bajará la guardia ni cuando recibe la promesa de información sobre la alianza.


Xora lo lleva a un nivel subterráneo del lugar pero no le da la información sino que inicia un ataque conjunto de varios compatriotas que se la tienen jurada al enfundado guerrero otrora Jedi. Es uno de los atentados que sufre a lo largo de las historias del universo expandido. Muchas veces es por sacárselo de delante ante su traición a los Jedi, otras es por el peligro que supone como batallador y símbolo, sin faltar quienes le buscan para ocupar su lugar. En este caso es por venganza. En medio de la refriega descubrimos que el Imperio arrasó una gran ciudad de Falleen para ocultar sus investigaciones en el campo de las armas biológicas. Vamos, la solución radical que se usa en estos casos, la destrucción total de instalaciones y alrededores. Como otros atentados, este falla y termina con un Vader que regresa por donde vino sin datos ni objetivos claros. De nuevo el señor oscuro sale al negro espacio y no ceja en su empeño de destrucción y muerte.  

viernes, 22 de abril de 2016

CiFiMad 2016 V.

En una convención puede uno encontrarse de todo a nivel de personajes. Y se hace patente la diferencia entre disfrazarse y vestirse o caracterizarse. Diferencia no solo a nivel de calidad de traje sino de actitud. La caracterización pide una cierta entrega, un creerse el papel, reproduciendo en parte las actitudes, poses o frases del personaje imitado. La caracterización pide un mínimo de calidad, ya sea comprada o realizada por uno mismo. Especial interés reviste el esfuerzo de quienes se lo curran comprando telas y accesorios, haciendo de sus horas arte que luego se ve recompensado con un traje. Este se puede luego personalizar más o mejorar.

En la CiFiMad encontramos ambas realidades de caracterizaciones y disfraces. Y uno podía ver que los segundos lo llevaban con humor, dando un toque alegre y distendido a su personaje. Unas veces eso y otras veces nos encontrábamos con personitas jóvenes que aún no llegan a esa capacidad del fan de meterse en el papel. Lo dicho, disfraz para pasarlo bien y crear buen ambiente. A los niños los hace parecer entrañabales (descubriendo el poder friki de los padres) y a los adultos los lleva a la gracia y a la foto jocosa que te relaja y lleva a la risa.

A nivel de caracterizaciones curiosas, graciosas también, nos encontramos con la de Matt, asistente de radar, que proviene de una parodia del programa "Jefe infiltrado". Lo divertido es que en la parodia participa el actor Adam Driver, infiltrado entre la tropa como asistente de radar que va preguntando a la gente qué tal tío es Kylo Ren y si les mola su espada. Pues sí, en la CifiMad de este año ya había un cosplay de él.

 Otro muy currado que incluía un brazo amputado para prestarle a quien se sacase foto con ella, porque era chica, era el cosplay del caballero oscuro de los Monty Python. Caballero que aparecía en medio del bosque como obstáculo a abatir si querías pasar. En una memorable escena de la desternillante Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores el esforzado caballero Arturo, en busca del santo Grial, se topa con el caballero oscuro y se baten en duelo. Arturo va cercenando brazos y piernas del oponente y este se resiste hasta el final a abandonar y darse por vencido, con lo que remata en el suelo, solo cabeza y tronco pero en un erre que erre de que no está vencido y que se se siga enfrentando a él. Una mujer realizó la caracterización sin un brazo.

Luego ya teníamos curiosidades como un Olaf poco agraciado junto a Elsa y Ana ya bien puestas o un voluminoso T Rex que llegó a agenciar un sable de luz rojo, aumentando su capacidad de destrucción y gracioso porte terrorífico. Pero para terrorífico el dúo del hombre lobo con Maléfica.

 

jueves, 21 de abril de 2016

Zombies de Leningrado, de Javier Cosnava.

El mundo de la novela histórica tiene un curioso título como faro que vale la pena explorar. Y es que aunque se introduzca de lleno en el mundo Z todavía tan de moda, Javier Cosnava nos lleva de la manita a una época y un lugar determinados. Leningrado, en lo peor del sitio sufrido en la II Guerra Mundial, por parte de los nazis en su camino al interior de Rusia. ¿Zombis e historia? Sí, y todo desde la perspectiva de una abuela superviviente a la carnicería de la ciudad que lleva a su nieto por lugares importantes para la memoria familiar. Lo que es un viaje por poblaciones y memoria se convierte en un complemento a lo que realmente desea el chico: que su abuela le cuente una de zombis en el Leningrado de su infancia.

La novela es ágil con alguna que otra ruptura para dar cauce a las pequeñas historias que la abuela quiere dar a conocer. La principal es la que encandila al nieto: la supervivencia en una ciudad masacrada por la guerra, la falta de alimentos, el frío y los zombis. ¿Zombis como los que conocemos? Gracias al Cielo, no. Lo llamados zombis son personas de piel y huesos que recorren las calles de Leningrado en busca de cualquier atisbo de carne que llevarse a la boca. Es gente desnortada por la situación que mata a semejantes para alimentarse. Son asesinos con más o menos capacidad de razonar que ha dado un paso del que jamás se recuperará: probar carne humana. Los más fuertes asesinan y comen, los más débiles van detrás en hordas que aprovechan lo que queda. Pero no solo se mueven por las calles. Algunos son bien conscientes de lo que hacen y se dedican a un particular mercado negro al que proveen de carne sin demostrar su procedencia.

No toda la ciudad ha caído en el canibalismo y así asistimos a historias a medio camino entre lo tierno y lo límite, con familiares que protegen cadáveres de sus seres queridos o los esconden bajo tierra en lugares que nadie pueda profanar. También asistimos a los esfuerzos de dos militares en su busca de un refugio para dos niñas y un perro, al tiempo que intentan descubrir quién es el infiltrado nazi que vive entre sus filas. Esta es la trama principal. Y la abuela es la niña mayor del grupo.

La ciudad se cae a trozos y las historias de este grupito enlaza con la de familias que acuden a las filas del racionamiento, personas que vagan sin sentido por las calles, asesinos que ya no ven al prójimo sino como objetivo de sus cuchillos y hachas, agentes secretos infiltrados en territorio enemigo, supervivencia manteniendo el respeto por la vida ajena, un diario que recuerda las muertes familiares, la esperanza de los asediados en sus autoridades militares y la desconfianza cada vez mayor en las altas instancias de la madre patria para cambiar el destino de la guerra. No faltará el amor que impulsa a salvar al amado ni el esfuerzo por proteger a los animales de un zoo o la entrega hasta la muerte por custodiar semillas que en el futuro repueblen los campos y graneros hoy desolados.

A lo largo de la novela se ofrecen varias fotografías de la época, tomadas en la misma ciudad donde se desenvuelven las historias que la abuela desgrana. Una historia que termina en la actualidad y que alcaza cotas impresionantes de respeto y admiración solo para dejarnos el rebuzo de una verdad incómoda y desconocida. Final agrio pero realista que conforma el choque entre lo que se cree y lo que sucedió realmente. 

Tras la novela, una serie de interesantes apuntes que nos conducen por la documentación y los hechos reales en los que se basó el autor para dibujar un oscuro vivir como el mostrado. También nos señala ciertas licencias y ficciones, convirtiendo esta novela en un repaso histórico ágil e interesante a un tiempo no tan lejano y dando una renovada perspectiva a una moda que se cae a trozos como la carne de sus descompuestos protagonistas. Una joya que refulge en la amplia biblioteca Z del amigo claustroman.