domingo, 20 de septiembre de 2015

Leído "Tierra de brumas".

Hace tiempo, pensé en recoger por escrito las coincidencias curiosas o significativas que tachonasen mi existencia. No lo hice y creo que ahora sería una buena oportunidad para retomar ese deseo de anotar. Una coincidencia de las últimas dos semanas es la de terminar mis lecturas en un impreciso arco de tiempo que se mueve entre el atardecer y el anochecer, sentenciando el recuerdo de lo leído a un sueño que tamice las impresiones diurnas. 
 
Primeras luces de la noche ourensana.
Esto en cuanto a lecturas porque, a veces, este fin de libro empalma con el inicio de alguna película que venga a darle a la noche un giro cara el terror y el blanco y negro. Así sucedió esta semana, en que alegremente disfruté de "La torre de los siete jorobados", emitida en la 2.
Pintada ourensana que no creo que lleve a una ciudad subauriense.

La noche, no obstante, sepulcro de la vigilia subsolar, se nutre de la luz que confiamos volverá. Y bajo luz artificial, en la librería Nobel de Ourense, el miércoles 9 de septiembre del presente 2015, se presentó una novela que compré, siguiendo los consejos tanto de una entregada y atenta dependiente de la tienda como del amigo Pepe González, locutor de Radio Ser Ourense (programa "Hoy por hoy"). Se trata de "Tierra de brumas" de Cristina López Barrio.

Es una novela donde conviven el presente y el pasado, cambiando de tiempos tanto al cambiar de capítulo como, incluso, al pasar de página. Y esto con fluidez que no molesta sino que arrastra. Para no perderse en las sagas familiares y personajes que van apareciendo, ayuda mucho tener presente los sencillos y breves árboles genealógicos del inicio. Porque esta novela, ambientada en el bosque gallego, con un pie aquí y otro en Cuba, con el hermanamiento de este mundo y el Más Allá, es una novela de sagas familiares, contadas por las mujeres. Familias que se emparentar durante generaciones, cambios que trastocan las costumbres, misterios que se van desvelando con los años y que configuran la realidad que viven los Novoa, los Lobeira y los Mencía. Orígenes distintos que van fluyendo y confluyendo hacia un pazo. Pero nunca desaparece el bosque. Porque entre los carballos y helechos está la identidad de algunos hombres y, sobre todo, mujeres, que dan vida a esta historia. Porque en su selvática frondosidad se dan cita los amantes, los cazadores, la Santa Compaña, el eremita, la vida y la muerte. Y esta naturaleza agreste encuentra todavía un certo reflejo en la civilizada organización de los jardines del pazo. 


En dos trazos: una niña regresa de Cuba a Galicia para ser educada por su abuela y sucederla. Esto da pie a la memoria de las familias y los avatares que les encauzan la existencia hasta este encuentro. Y lo que iba a ser preparación para un marquesado se revuelve en un ejercicio de recuerdo, de descubrimientos de secretos, de nuevos encuentros familiares,... En un ambiente que podríamos decir que es de "realismo mágico" se descubren las historias del pazo y las del bosque. Distintas tramas que discurren como regatos, a veces saltarines a veces encauzados, que terminan en el estanque de peces dorados del pazo. Y preguntas que parecen enigmas susurrantes de tales aguas: ¿nos puede el destino que impregna la sangre o lo vence la voluntad? ¿Es el amor principio de vida o conduce este a la muerte de los buenos? ¿Quién es quién dentro de la familia y quién es el verdadero sucesor de los Novoa? ¿Atormentan los muertos a los vivos hasta la extenuación? ¿Caminan aquellos por su particular geografía de un Más Allá que parece replicar nuestros caminos y montañas? ¿Será el grelo nuestra particular planta de poder y acceso privilegiado y enxebre a la divinidad?

Una lectura que me ha dejado muchas imágenes y sensanciones, que he vivido particularmente feliz por las referencias a Ourense y a la vida natural de la fraga. Un libro intenso que me ha despertado las ganas de saber más sobre los ancestros y mi propia tierra y sus gentes, sí. Y una alegría al ver plasmada parte de nuestra alma y cultura en el escrito de una mujer que palpita al son de regatos y abejas silvestres, sin ser natural de aquí.
Parte de la dedicatoria de mi ejemplar.

No se la pierdan: poesía navegando en forma narrativa, la vida del pazo y la vida del monte, un jesuita capaz de adaptar las cinco vías de santo Tomás a la existencia y expresión de un grelo y sorpresas que no siempre son dulces pero que dejan la oportunidad de la redención si el amor es capaz de convertir y decir la última palabra. 



--- Enlaces para saber más (clic en la parte resaltada)___


Web personal de la autora.  
Unos datos y un par de párrafos de la novela. 
Presentación en Ourense, tierra de referencia para la autora.

--- Un par de fotos de la tarde de la presentación.

Aparcando en el 13 antes de la presentación.

Presentación: doña Cristina, escritora, y don Pepe, locutor de Cadena Ser Ourense.