miércoles, 2 de marzo de 2016

CiFiMad 2016 II

El viernes remató con fiesta tras la cena, tal como acabaría el sábado pero no todos la seguimos y primó el descanso y recogida tras comer. La misma fiesta, de todas, era en el lugar de la cena o muy cerca, siempre dentro del Hotel.

Todo a un paso, lo mismo el salón para desayunar que la zona de talleres o la de conferencias. Lo que tenía de bueno para el participante, ya que se podía organizar de maravilla y sin prisas, fue a veces la pesadilla de la organización, al tener que mover gente y material para adecuar un espacio a situaciones distintas. Asistimos a cambios de horario por cuestiones así. Luego, la calma del participante en estar a tiempo en los sitios imagino que hizo el resto.

El sábado pude asistir a la charla sobre las razas en Star Trek, un repaso somero a las civilizaciones con las que la tripulación de la Enterprise podía compadrear. Charla interesante por la divulgación de algunos seres curiosos de la serie y por el equivalente que representaban respecto de la realidad. Así, por ejemplo, tendríamos a los leñeros klingon, trasunto de los vikingos, y al borg, metáfora del pueblo soviético dominado por la ideología única.


La charla trajo el dato interesante de la presentación de un club español de fans trekkies como es el Cochrane. Fue coorganizador de la CiFiMad y se trajo muchas cositas y actividades al evento. ¿Qué de dónde sacan su nombre? Del científico que, en la saga, descubre el motor de curvatura, capaz de trasladar una nave a más velocidad que la luz. La comparación que se usa de vez en cuando es la de una burbuja que rodea la nave y curva el espacio-tiempo. Otra es la compara a la nave surfeando sobre la ola de una distorsión espacio-temporal. No se entra en el hiperespacio de otras obras sino que el transporte es de un estilo distinto. El caso es que el señor Zefram Cochrane consigue diseñar y construir el motor de curvatura y ello permite el encuentro entre humanos y vulcanos, la primera vez que ambas culturas se tratan de tú a tú.

La siguiente charla fue una mesa redonda con varios fans de Star Wars y sus impresiones acerca de la saga y la nueva película.

Luego ya tocó ponerse a las órdenes de Marta M. para la foto de la Tropa. Dos actores, Michael Carter y Manu Intiraymi, de Star Wars y Star Trek, respectivamente, posaron con las asociaciones participantes y los fans que estuviesen atentos. Marta consiguió muy pronto la foto firmada por ellos. Una vez más, GRACIÑAS, Marta.

 
Y las horas pasaron entre visitas a mesas y expositores, comida y un rato de descanso. Decidimos que la tarde comenzaría con la participación de Ami en el concurso de Cosplay. La oportunidad no era para menos, ya que en esta convención estrenó un nuevo vestido: uno que llevaba en el episodio III Amidala embarazada.


Su aparición creó más de un oh admirativo. No es para menos, en su sencillez es un vestido verde de seda que ha llevado horas y horas a ella y su madre. Desde la búsqueda de una tela que se asemeje, a las medidas, corte y adaptación que lo hizo aparecer pocos días antes de la CiFiMad. Y el pequeño broche del pecho se le debe al diseño en tienda realizado en Ourense, que estuvo listo para el día antes de partir.

Al final, mención especial con algunos participantes más que no alcanzaron los primeros premios. Estaba en la misma competición, dentro del apartado Star Wars, una divertida y currada adaptación en tela de la armadura mandaloriana, diseñado y realizado por Marta, que le sentaba fetén.

El concurso, un tanto largo por la cantidad de participantes, fue interesante y dio pie a preparados personajes con movimientos o frases que repitieron sus cosplayers. Así, el Sinsajo nos advirtió contra el Capitolio a viva voz y los presentes levantamos los tres dedos en señal de entendimiento y solidaridad.


También se subió con un discurso grabado y música Dead Pool con una bonita mención a una asociación y sus actividades en pro de la comunidad.

En el concurso estuvieron presentes todas las edades y condiciones, llegando a subirse desde una alta y preciosa Cenicienta a un gracioso T. Rex que acabó apoderándoose de un sable de luz... rojo.

Luego, me apunté a los dos paneles que vinieron en la sala. Los paneles con comunicaciones y charlas con los actores invitados. Estuve a dos. La primera fue con actor, la segunda no. En la primera, con el actor que encarnó a Bib Fortuna, esclavo de Jabba el Hutt, se entró directamente a las preguntas y la charla. Así, conocimos cómo entró en el rodaje de cierta película de la que habló a su hijo haciéndole prometer que no diría nada y que este comunicó con la misma promesa a su mejor amigo. Carter llegó a temer que esta filtración acabaría con su carrera incipiente. Ya vemos que no, que acabó poniendo cara al personaje de Fortuna, teniendo que aguantar dos veces por semana que rasurasen su pecho para colocarle la máscara. Una anécdota graciosa fue la de su nieta casando una figura de su personaje con otra de Frozen. 

A continuación, llegó el turno del especialista en Star Trek Richard Arnold. Aquí había ya un texto y unas fotografías acerca de la saga y las relaciones entre el equipo. Volví a ver fotos curiosas como la que relaciona a Star Trek con la NASA, las de los actores juntos, alguna de la juventud y madurez de Nimoy,... Respecto a este hombre, nos comentó que no quería ser encasillado por el personaje de Spock y que solo en un evento público salió de él caracterizado. De su buen amigo Willian Shatner dijo que no era tan agreste como suelen decir de él y que si salió en más fotos y eventos públicos con sus compañeros fue para no focalizar la atención mediática. Su panel remató en una enjundiosa subasta de autógrafos y, al menos, un libro. A mayores, tenía un puesto fijo de material gráfico de la serie.

La temperatura mejoró respecto del viernes y salimos para visitar la exposición de coches fantásticos, anexa al hotel.

Algunos paseos, un rato de descanso y cambio de vestimenta y el día finalizó con una esplendorosa cena de gala donde camparon a sus anchas los vestidos steampunk.

  
Ah, que hay vídeos, majo, que hay vídeos. Fragmentos de lo sucedido captado en movimiento.