jueves, 3 de marzo de 2016

CiFiMad 2016 III

Y llegamos al domingo. Antes de marchar quedan unas horas para aprovechar en Fuenlabrada. La CiFiMad no termina hasta la tarde, quizás a la hora en que llegamos nosotros a Ourense. Pero toca preparar la maleta y estar listos para salir. Se impone el últimos vistazo a todo.


La mañana discurrió con calma para algunos que se acostaron más tarde pero no faltó personal para los talleres ni las charlas, aunque alguna se retrasase un poco por motivo de los concursos matinales. El que había consistía en preguntas así que no todo el mundo llegó cansado y con pocas luces al inicio de la convención, jeje.

La charla que aproveché para ponerme al día fue la de los escritores de ciencia ficción. Se reunió una mesa de cuatro chicos para promocionar una nueva editorial y sus obras, relacionadas con el género. Las perspectivas eran distintas y eso enriqueció la exposición. Había quien tiraba por el humor, otro por el terror y el tercero por la reflexión. Dos de ellos ya publicaban y el tercero estaba para hacerlo. La mesa no solo presentó a la editorial Apache sino que le pegó un vistazo al estado de la ciencia ficción tanto española como mundial. Y se trajeron varios libros interesantes de hace años, antologías y obras traducidas al castellano que recordaban épocas de florecimiento de las editoriales y las apuestas por la literatura de anticipación. Al tiempo, se daba la mala noticia de una editorial que se cierra, de premios literarios que apenas conocen luego una publicación en papel y de las dificultades de abrir una nueva senda para autores noveles. Uno de los llamados, a la hora de radiografiar el estado de la cuestión y aportar soluciones, fue el de la lectura: no solo hay que apostar por nuevos escritores sino que toca promover nuevos lectores.


Las otras dos charlas que escuché ya fueron a trozos, por aquello de echar una oreja y salir para revisar la convención antes de marchar. Así que apenas pillé unos minutos para saber algo más de Superman y el cuestionamiento de sus colores clásicos, por ejemplo, o los coches usados para la serie que hizo famoso al fantástico.


El día se desarrollaba con una temperatura buena, en comparación con la fría del viernes, así que volvimos a salir para la expo de los Knight Rebels y algunas fotos. Fue el momento de la sesión de fotos con una modelo así que algún coche no pudimos verlo con calma. Eso sí, flipamos con uno que tenía la consola como la del original y con los sonidos de otro.


Despedida de Marta (gracias por esas galletas riiiiicas) y regreso a Ourense. El paso por la sierra trajo un precioso espectáculo de montañas nevadas antes de las llanuras verdes y terrosas de Castilla y del luminoso atardecer que nos acompañó antes de la noche ourensana. 





El enlace hoy es un ratito de la mesa redonda sobre ciencia ficción.