jueves, 14 de abril de 2016

Un par de 69 y que siga la cosa.

Alcanzada ayer la curiosa coincidencia de 69 entradas en estos dos años, a mí solo se me da por seguir en la brecha, compartiendo una parte de las obras que disfruto en casa. A veces comparto más notas para recordar lo visto y leído que otra cosa pero si os sirve como curiosidad, bienvenida sea la entrada. Al tiempo, queda un homenaje sentido a tantas obras más o menos disfrutadas. Claramente, hay más de lo escrito. Esto solo es un resumen de todo.

Y por lo pronto, por aquí seguiré, lejos de las redes sociales al que alguno me demanda el regreso. Pues va a ser que no, que aquí estoy tranquilito y lo que me llega de novedades me sobra. Atrás quedan tiempos de publicaciones en otros lares cibernéticos. Y lecturas que te llevaban a la conclusión de que muchos comentan solo por los titulares que cuelgas. Pues para eso, paso. Aquí uno boga en calma y se siente en familia o en soledad, a gusto del paseante. Recordando a un buen colaborador y amigo, aquí tengo mi claustro desde el que compartir paseos y esconder joyitas entre las piedras.

Como algún otro me ha recomendado, pongo aquí al lado, a la izquierda, en la columna, un botón para seguidores, por si alguien desea estar al día de las notas.

Hace más de diez años que comencé en esto de los blogs, en un tira y afloja que me ha llevado por dos sistemas distintos, en dos blogs diferentes en su nombre y estilo. Uno desapareció al caerse el servidor y otro lo eliminé personalmente cuando decidí que ya no era suficiente. Ahora sigo en este, el tercero, y quiero hacerlo con la libertad del que disfruta comenzando una conversación sobre cosas que me encuentro y sorprenden, sin prisas ni expectativas, sin tener que dar cuenta de no sé cuántas notificaciones y mensajes.

Un saludo, muchas gracias por animarme o darme materia sobre la que pararme y ojo a los pies.