lunes, 23 de mayo de 2016

El martes 22 de mayo de 2007 hicimos historia.

Hace ahora 9 años que publicaba en un blog una interesante entrevista que ponía a la Biblioteca del Seminario Mayor de Ourense en el centro de la noticia. Por aquellos días se publicaba un descubrimiento que daría que hablar en el mundillo periodístico e histórico, pues se daba a conocer la existencia impresa del último Discurso del periódico El Catón Compostelano. Un Discurso que ni en la edición facsímil del semanario ni en ninguna colección que se conociese, estaba. Un inédito del que se conocía la existencia y hasta lo escrito pero que nunca se encontró. Por fin, dentro de la continua y maravillosa labor de catalogación del entonces ayudante de biblioteca y hoy sacerdote d. Alejandro, salía a la luz una edición completa del Catón. Se convocó a los medios, se propagó una copia gratuita en pdf por la Red y se hizo eco del acontecimiento en varios medios, al menos escritos. Hoy, nueve años y un día después de la entrevista que me concedió en exclusiva, la traigo al recuerdo, sobre todo consciente de que no se podría encontrar en otro lugar, pues aquel blog lo borré. Como pincelada final, he de decir que el tomo se encuentra custodiado en la biblioteca del Seminario Mayor de Ourense y que hace pocos meses Ami y un servidor pudimos tocarlo y consultarlo gracias a la eficaz labor y entrega del actual ayudante, d. Ángel.


Entrevista con Alejandro Delgado Arce, tras descubrir el primer periódico gallego completo en la biblioteca del Seminario Mayor de Ourense. Al día siguiente del Día de las letras Gallegas, tenemos la posibilidad de entrevistar a D. Alejandro Delgado Arce, Ayudante de la Biblioteca del Seminario Mayor de Ourense, impulsor de la misma y descubridor de una joyita literaria.

La noticia saltó el pasado martes: el primer periódico gallego se encuentra completo en el Seminario Mayor de Ourense.


F: Alejandro, ¿cómo te das cuenta del hecho?
A: Dentro de las tareas que realizo en la Biblioteca del Seminario Mayor, y quizás la que más tiempo requiere, está la catalogación de todos los materiales que entran a formar parte de su colección documental. A veces, algunos libros, folletos o “ephemera” tienen que ser catalogados con tiempo, pues es prioritario mantener los fondos actuales y más “útiles” al día. A “El Catón Compostelano”, que formaba parte de la donación de D. Emilio Duro Peña, le llegó su momento el pasado Lunes de Pascua.

Tradicionalmente la Semana de Pascua no es lectiva en el Seminario, profesores y seminaristas se toman unos días de vacaciones tras las intensas jornadas de la Semana Santa. Aprovechando esta circunstancia de una mayor “tranquilidad”, procedí a catalogar un grupo de libros de la citada donación y que, como fondo antiguo que eran, requerían una mayor atención para su documentación. El hecho de que este Catón solamente tenga fechada la primera entrega en su colofón, me llevó a investigar la peridicidad y la duración que había tenido. El ver que el ejemplar documentado por la Real Academia Gallega en su página Web era un facsímil y que tenía menos páginas, y por lo tanto entregas, que el que yo manejaba me sorprendió y simplemente seguí el procedimiento lógico de investigación: otros ejemplares y catálogos, bibliografía sobre el tema y conclusión: tenía en mis manos un ejemplar único y de gran trascendencia para la bibliografía gallega.


F: ¿Había alguna sospecha de la existencia de esta edición?
A: Algunos autores en sus trabajos dejan traslucir la posibilidad de que no se conocía la colección completa, otros en cambio apostaban por una colección de veintiún discursos. Ahora estamos en condiciones de dar la razón a los primeros: “El Catón Compostelano” se compone de veintidós discursos, probablemente el número total de entregas de este primer periódico gallego.
Aunque preferiría pensar que algún día alguien encuentre algo más, y así se vuelva a mirar y estudiar esta curiosísima publicación que está pidiendo a gritos que un estudiante de periodismo o de historia y literatura moderna, haga una tesis doctoral sobre él.


F: De no haber salido a la luz, ¿este discurso puede encontrarse en algún otro lugar?
A: Este Discurso XXII completa el XXI, y se trata de una réplica que un jesuita, Juan Francisco Masdeu, hace a un discurso anterior en el que era aludido y criticado. Este discurso completo aparece en el tomo XX de la “Historia crítica de España, y de la cultura española” que escribió el citado abate. Así pues, en cuanto a contenido, el discurso XXII no aporta nada nuevo, excepto reafirmar el carácter semanal de la publicación y despejar las dudas sobre quien fue el que publicó el Discurso XXI, y por tanto el XXII, y que se trata del editor del periódico Francisco María del Valle Inclán.


F: ¿Podrías sintetizarnos su contenido?
A: Se trata de una publicación que recoge temas que preocupaban a su editor. El público al que iba dirigido estaría restringido al círculo universitario, aunque debió tener una cierta repercusión en todos los ámbitos culturales del Santiago de fin de siglo por la polémica que suscitaron algunos de sus discursos y las reacciones que muy democráticamente encontraron en la propia publicación cauce de expresión. Temas como la educación de las mujeres, de los niños, el origen de las lenguas españolas, si es bueno o no el lujo, sobre la paz, la libertad, el tiempo, la necesidad de elaborar una historia natural de Galicia, las aguas minerales, la curiosidad por los nuevos inventos y logros científicos, como la descripción de “una embarcación para navegar por el ayre” o un método para curar la rabia. Un discurso realmente chocante se extiende en la conveniencia de que el clero se afeite o no la barba. Recomendaría a cualquiera su lectura, pues, a pesar de que a veces sea algo farragoso, destila una ironía y un sentido del humor que lo convierte en algo entrañable.


F: La maravilla de la técnica nos permite tener completo este periódico en versión PDF. Podemos descargar parte desde la página del Consello da Cultura Galega y el discurso que faltaba desde la página de la Biblioteca del Seminario de Ourense. Supongo que a más de uno le gustaría poder verlo, ¿estará disponible el volumen también al público y su consulta?
A: En principio se hace esta edición digital para evitar el “fatigar” al ejemplar de El Catón Compostelano. Creemos que la consulta por internet en la página del Consello da Cultura Galega y de nuestra aportación en la de la Biblioteca del Seminario satisfará las necesidades de cualquier curioso. No obstante ya asumimos que esta biblioteca es, a partir de ahora, la Biblioteca de El Catón Compostelano y nos sentimos realmente orgullosos por ello e intentaremos colmar la curiosidad de todo el mundo.


F: Está visto que los estudios sobre el Catón Compostelano han de incluir este hallazgo a partir de ahora. ¿Has preparado tú algún material que dé inicio a esta nueva etapa de investigación?
A: En el próximo número de la revista Auriensia que edita el Instituto Teológico “Divino Maestro” de Ourense y que tiene su sede en este Seminario Mayor (publicación que este año llega a su décimo año, con el patrocinio de la Fundación CaixaGalicia) se dará cumplida cuenta de las circunstancias de su hallazgo así como de una aproximación a la bibliografía sobre el tema y algunas sugerencias a posibles investigadores, amén de proporcionar un facsímil del Discurso XXII.


F: Supongo que estos descubrimientos no son lo más común en tu trabajo cotidiano. ¿Qué experimentas ante éste en concreto?
A: En mi trabajo como bibliotecario son muchas las satisfacciones que se llegan a experimentar. La catalogación de fondo antiguo, que a lo largo de muchos años he podido realizar en distintos centros, depara muchas sorpresas. Recuerdo especialmente una catalogación que realicé para el Centro Superior Bibliográfico de Galicia que se centró en publicaciones periódicas de los fondos de la Biblioteca de la Diputación Provincial de Ourense y del Archivo Histórico Provincial de Ourense. Es un mundo sorprendente y una fuente histórica imprescindible de la historia moderna y contemporánea. Pero lo de El Catón no se puede describir con palabras. Fue como si el silencio en que se desarrollaba mi investigación se multiplicase por cien.

F: Las últimas líneas son todas tuyas… Muchas gracias por tu atención y por esta exclusiva.
A: Aprovecho para rendir homenaje a D. José Ramón Estévez Gómez, bibliotecario de este Seminario Mayor del Divino Maestro que ha dedicado toda su vida al mismo. Gran músico y compositor reconocido, demuestra con su humildad y trabajo la gran sensibilidad que atesora.
También quiero reconocer la labor de mis compañeros y de los seminaristas que llevan adelante esta biblioteca que, como todas, necesita de un grupo coexionado para funcionar correctamente.



-----------)Nueva entrevista a don Alejandro AQUÍ...